Vol. 5, núm. 1 y 2 (2005). Las relaciones de género en el contexto escolar. Un estudio de caso a nivel de educación preescolar, Costa Rica.

Description
Este artículo presenta una investigación cualitativa que se realizó en un salón de clase del nivel de educación preescolar, con el propósito de conocer cómo se producen las relaciones de género en el contexto escolar. En el estudio se encuentra que

Please download to get full document.

View again

of 18
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Bills

Publish on:

Views: 0 | Pages: 18

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
   1 LAS RELACIONES DE GÉNERO EN EL CONTEXTO ESCOLAR. UN ESTUDIO DE CASO A NIVEL DE EDUCACIÓN PREESCOLAR, COSTA RICA Dra. Ana Lupita Chaves Salas Directora e Investigadora IIMEC Instituto de Investigación para el Mejoramiento de la Educación Costarricense Profesora Escuela de Formación Docente Universidad de Costa Rica   RESUMEN Este artículo presenta una investigación cualitativa que se realizó en un salón de clase del nivel de educación preescolar, con el propósito de conocer cómo se producen las relaciones de género en el contexto escolar. En el estudio se encuentra que los estereotipos de género están  presentes en la cotidianidad del aula y de diversas maneras. Descriptores: Relaciones de género. Niñas y niños. Educación preescolar. Contexto escolar. Costa Rica. Siglo XX. INTRODUCCIÓN El niño y la niña al entrar en contacto con la cultura a la que pertenecen se apropian de los símbolos que son de srcen social para posteriormente internalizarlos. En este proceso, los infantes se apropian de la cultura y construyen su identidad de género en las relaciones sociales, en la comunicación e interacción con los otros y las otras.   2 Los primeros años de vida del ser humano son esenciales en su formación integral,  puesto que el desarrollo de la inteligencia, la personalidad y el comportamiento social en las  personas ocurre más rápido durante esos años (Rivero 1998). Toda experiencia vivida va moldeando la manera de ser, de pensar y de actuar de cada individuo, por ello los centros infantiles de educación inicial que atienden a niños y niñas desde los primeros meses hasta los seis años de vida, se convierten en instituciones fundamentales para la sociedad puesto que  pueden contribuir a moldear identidades críticas, activas, autónomas, solidarias y creativas, o  por el contrario identidades pasivas e individualistas. Desde esta perspectiva, consideré importante realizar un estudio cualitativo en un salón de clase de educación inicial que me permitiera captar los significados que se transmiten en la actividad cotidiana del aula. En la investigación se analizan diferentes aspectos de la vida escolar, sin embargo en este artículo me ocupo de las relaciones de género que se propician entre estudiantes y educadora con el propósito de captar las subjetividades que ayudamos a construir en las interacciones diarias; y de esta forma tomar conciencia y reflexionar sobre el  papel que desempeñamos en el salón de clase ya sea como educadoras o educadores que reproducimos conductas sexistas o que propiciamos relaciones equitativas y solidarias entre géneros. 1. GÉNERO Y PROCESOS EDUCATIVOS El género es una construcción socio-cultural que asigna determinados comportamientos a hombres y a mujeres ,  y que los diferencia en términos de papeles y actividades que desarrollan en la sociedad, esta diferenciación que establece lo femenino y lo masculino, a la   3 vez, va fortaleciendo jerarquías, entre unos y otras, es decir va estableciendo relaciones de poder y situaciones de inequidad  entre ellos y ellas (Díaz 1999). La identidad genérica se construye desde la concepción, el ser humano al relacionarse con su cultura aprende conductas que son de srcen social para luego internalizarlas. En la apropiación de la cultura, las personas construyen su identidad en las relaciones sociales, en la comunicación e interacción con los otros y las otras. En consecuencia, es esencial develar y analizar las relaciones de poder que se generan en los contextos escolares para tomar conciencia de las identidades y subjetividades que se construyen en las interacciones del salón de clase. La población estudiantil adquiere en la escuela diversos conocimientos y conductas como consecuencia del curriculum oficial y de los intercambios que se producen en el aula y en la institución. Muchas veces los contenidos del curriculum son poco pertinentes e impuestos por el sistema educativo, no interesan a la población estudiantil, por lo que son fácilmente olvidados, mientras que las relaciones sociales van, poco a poco, configurando subjetividades y modos de percibir el mundo. Al respecto José Gimeno y Ángel Pérez afirman: “...el aprendizaje de los mecanismos, estrategias, normas y valores de interacción social que requiere el discurrir con éxito en la vida académica compleja y personal del grupo del aula y del centro van configurando paulatinamente representaciones y pautas de conducta que, extienden su valor y utilidad más allá del marco de la escuela. Esta va induciendo una forma de ser, pensar y actuar, tanto más válida y sutil cuanto más intenso sea el isomorfismo o similitud entre la vida social del aula y las relaciones sociales en el mundo del trabajo o en la vida pública…” (Gimeno y Pérez 1993: 22).  La vida del aula y del centro educativo son escenarios vivos de relaciones donde se intercambian directa o indirectamente ideas, valores e intereses diferentes mediante los   4  procesos de comunicación. En este proceso es fundamental el papel que asume el lenguaje  y a que mediante él, "…la sociedad inyecta en el individuo las significaciones que ha elaborado en el transcurso de su historia…" (Morales 1990: 11).   En la comunicación diaria, las personas van estableciendo una relación con las demás y van construyendo su identidad individual y social. En nuestra sociedad, el lenguaje regulado  por los grupos hegemónicos transmite significados acordes con la ideología dominante; de acuerdo con Basil Bernstein: “…Las relaciones de clase generan, distribuyen, reproducen y legi timan formas características de comunicación, que transmiten códigos dominantes y dominados, y esos códigos posicionan de forma diferenciada a los sujetos en el proceso de adquisición de los mismos…” (Bernstein 1994: 25)  De tal modo, en la relación social se lleva a cabo el control simbólico mediante el cual la conciencia adopta una forma especializada, a través de diferentes formas de comunicación, que transmite una determinada distribución de poder y las categorías culturales dominantes.   El lenguaje y la intercambio social ponen de manifiesto las desigualdades sociales en cuanto a género, clase social y grupo étnico, por tal razón es fundamental el uso consciente de la expresión oral y de los significados que se transmiten en el salón de clase. Como consecuencia de que el poder ha estado históricamente en manos de los hombres y ellos han tenido la autoridad de conformar la cultura, el lenguaje como parte de la cultura determina que el género masculino designa al varón y a toda la especie humana, invisibilizando a las mujeres. Al respecto Alda Facio afirma:   5 “…Si sólo los hombres han tenido el poder de definir, sólo ellos han conformado la cultura y por ende, esa cultura es masculina. En otras palabras, las mujeres como seres humanos plenos, no exis timos en esta cultura…” (Facio 1994: 21). Por lo tanto, el lenguaje no es neutro, ni en su uso ni en su estructura, refleja la situación social y contribuye a formar una visión de mundo. Los usos sexistas del lenguaje nos moldean nuestras percepciones y pensamientos sobre hombres y mujeres. El lenguaje crea subjetividades y fomenta la desigualdad de género, étnia y clase. De tal manera la identidad de un hombre o una mujer es producto de los procesos de socialización que se generan en el contexto socio cultural donde se desarrolla. Por ello es fundamental asumir una posición crítica y tomar conciencia sobre el uso del lenguaje que invisibiliza a la mujer y refleja una determinada forma de poder. Al respecto Rosa Santórum y Ramona Barrio afirman; que en el contexto socio-cultural actual “...se aprende a ser mujeres y hombres también a través del lenguaje, hablando y escuchando a hablar y a través de mensajes encubiertos. Al utilizar la lengua como les enseñaron, niñas y niños mantienen y perpetúan el sexismo, la subordinación femenina y la transmisión de valores andrométricos…” (Santórum y Barrio 1998: 58).  Por lo tanto se debe tomar conciencia de esta realidad, a partir de la cual es posible actuar sobre ella y tender a modificarla mediante una acción pedagógica socialmente crítica,  puesto que en los centros educativos esta diferenciación sexual se manifiesta en la cotidianidad, tanto en el lenguaje como en la interacción social, asimismo en el material didáctico y en los libros de texto lo que contribuye a mantener las diferencias de género, las relaciones de poder y la ideología dominante. Con el propósito de analizar las relaciones de género que se producen en el contexto escolar decidí realizar una investigación cualitativa que me permitió comprender e interpretar
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks