Una perspectiva del ideal y de la desviación de la sociedad democrática (An outlook on the ideal and deviation of democratic society)

Description
Resumen El presente trabajo discute críticamente algunas de las causas por las cuales la democracia moderna presenta en su realidad práctica unas determinadas deficiencias que la hacen desviarse de la consecución de su ideal político. Este riesgo

Please download to get full document.

View again

of 14
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Articles & News Stories

Publish on:

Views: 2 | Pages: 14

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  1 Una perspectiva del ideal y de la desviación de la sociedad democrática  An outlook on the ideal and deviation of democratic society  Pablo Sanz Bayón Universidad Pontificia Comillas Publicado en la obra colectiva:  De la Indignación a la regeneración democrática , Olga Belmonte García (Coord.), Servicio de Publicaciones de la Universidad Pontificia Comillas, Madrid, 2014, págs. 91-102. ISBN: 978-84-8468-514-2.  2 Resumen El presente trabajo discute críticamente algunas de las causas por las cuales la democracia moderna presenta en su realidad práctica unas determinadas deficiencias que la hacen desviarse de la consecución de su ideal político. Este riesgo permanente de degeneración se ve confirmado por la innegable crisis sociopolítica en la que están inmersos actualmente los países civilizados. Para el tratamiento de esta compleja cuestión se toma como principal referencia la figura de Alexis de Tocqueville. En su famosa obra  Democracia en América  (1835-1840) este pensador francés ofrece reflexiones de gran valor que actualmente podemos hacer nuestras en clave de advertencia filosófica sobre la importancia de la libertad política para proteger la sociedad democrática de su propia degeneración.  Palabras clave : Filosofía Política, Democracia, Sociedad, Libertad Política, Tocqueville Abstract This paper discusses the reasons why modern democracy develop in practice a certain imperfections that make it deviate from achieving its political ideal. The constant risk of degeneration is confirmed by the current social and political crisis in which the majority of civilized countries are immersed. For the treatment of this complex issue we take the figure of Alexis de Tocqueville as main reference. In his famous book,  Democracy in  America  (1835-1840), the French thinker offers reflections which we currently can take as a warning about the importance of political freedom to protect democratic society of its degeneration.  Keywords:  Political Philosophy, Democracy, Society, Political Freedom, Tocqueville  3 1.   INTRODUCCIÓN El problema de la definición de la democracia tiende con frecuencia a desembocar en el de su justificación y legitimidad, en su destino como forma de ordenación y autorregulación de las sociedades humanas. ¿Tiene la democracia un valor intrínseco que la hace de por sí recomendable o no constituye más que un instrumento metodológico que se revela mejor que los demás para alcanzar objetivos como la  justicia, el bienestar material o la paz social? Sus requisitos institucionales, como el principio mayoritario, el sufragio universal, la rendición de cuentas del gobierno, el respeto a la ley, la seguridad jurídica, la limitación de los poderes y el principio de representación, son ciertamente conquistas irrenunciables. De hecho, nuestra cultura política nos ha llevado a considerarlos de algún modo como valores intrínsecos a la democracia. Aunque técnicamente la democracia se puede manifestar y articular de múltiples formas, todas tienen en común una esencia doctrinal favorable a la intervención del pueblo en el gobierno 1 . Sin embargo, no es menos cierto que en la actualidad estamos viviendo una gran paradoja. Cuanto más se han afirmado globalmente los regímenes y valores democráticos, cada vez son más las voces y los síntomas que anuncian su pérdida de credibilidad y significado. Sobre todo en la Vieja Europa, donde es patente un fuerte desafecto a la política, la disminución de la participación en las elecciones, la publicación de graves casos de corrupción política que menoscaban la confianza en sus instituciones, procedimientos decisorios opacos, persistencia de formas oligárquicas y plutocráticas, indiferencia y pasividad respecto de los asuntos públicos etc. En suma, parece haberse desvanecido la ilusión por la democracia, sus promesas parecen haberse incumplido y vuelven las inquietudes sobre ella transmitidas por los filósofos griegos. 2.   CAUTELA Y CONFIANZA CON LA DEMOCRACIA Platón en la  República 2  y Aristóteles en la Política 3  vieron con cierta cautela la democracia directa. Por una parte porque les parecía imposible que el pueblo entero 1  Definición de democracia acorde con la 22ª edición del Diccionario de RAE. Etimológicamente la expresión democracia procede de un término griego, compuesto por demos  y cracia  (poder del pueblo). Este carácter semántico, en parte simple y unívoco, y a la vez complejo, es sin duda uno de los rasgos característicos del sistema democrático. 2  En este sentido, la descripción que PLATÓN hace del régimen democrático a lo largo de los diálogos del Libro VIII de  La República o el Estado . Madrid: Espasa-Austral, 2005, pp. 336-373. Edición de Miguel Candel. Traducción: Patricio de Azcárate. Basándose en su experiencia ateniense, Platón nos dice  4 gobernase y por otra, porque por "pueblo" se había de incluir tanto a los mejores, como a los mediocres y peores, lo cual inevitablemente la alejaba del cuidado de la cosa pública y del bien común desembocando con bastante frecuencia en la demagogia. Así, la reacción agresiva de los oligarcas ante el igualitarismo democrático que amenaza sus privilegios tiene como consecuencia que el pueblo se ponga bajo la tutela de un demagogo, es decir, de un seductor que excita los instintos y las pasiones sociales, inventando conflictos, exagerando los existentes y proponiendo fines utópicos. El demagogo, elevado democráticamente, liquida el poder de los oligarcas, pero tras una serie de medidas redistributivas se volverá contra su propia base social para perpetuar su poder personal y sus intereses sin respetar la ley ni la función de los jueces. Finalmente, una democracia corrompida deviene en demagogia y culmina en la oclocracia, esto es, la tiranía de los peores, la de aquellos que ponen la res pública  a su servicio. Por esta razón, tanto Platón como Aristóteles desconfiaron de la democracia al observar que bajo esta forma de gobierno prosperaban los sofistas y los populistas, quienes practicando la demagogia, terminaban por apoderarse del gobierno y del Estado 4 . Sin embargo, la democracia moderna o representativa parecía escapar a la crítica y a la desconfianza filosófica por parte de sus principales teóricos modernos. La gran operación política de instaurar un poder democrático tendrá como objeto propio  justamente construir una "voluntad general" y hacer posible que ésta se dirija a la creación de leyes salvíficas o redentoras que han de producir la restitución de la libertad que la democracia surge como reacción ante la oligarquía y está movida por el egoísmo y el individualismo. Los dirigentes que la implantan no conciben la justicia como un orden que asigne a cada cual una función específica en bien de la comunidad sino como una total libertad para que cada uno persiga sus fines, sin importar la armonía del conjunto. La democracia, en lugar de sustituir los vicios oligárquicos por las virtudes opuestas, se limita a permitir que todo el mundo pueda participar en aquellos vicios. 3  Para entender correctamente las ideas de Aristóteles sobre la democracia (Libro III, Capítulos VII-XIII) hay que situarlas en su preciso contexto histórico y meditar la distancia entre la democracia ateniense de su época y la de Pericles. Para hacer justicia a los reparos de Aristóteles, hay que tener en cuenta que él reflexiona tanto sobre los planteamientos teóricos como sobre la experiencia de los problemas del funcionamiento institucional, en un momento de crisis y decadencia. A este respecto véase ARISTÓTELES (1998), Política . Madrid: Alianza Editorial, pp. 39, nota 33 y 132-146. Introducción, traducción y notas: Carlos García Gual y Aurelio Pérez Jiménez. 4  Para una reflexión general sobre el concepto de democracia en Grecia y Roma y de los riesgos perennes del modelo democrático, FERNÁNDEZ DE BUJÁN, F., y GARCÍA GARRIDO, M. (2010), Fundamentos clásicos de la democracia y la Administración . Madrid: Ediciones Académicas, pp. 74-78.  5 absoluta del hombre, encadenado por su ignorancia más que por unos perversos opresores 5 . Fundada esta clase de democracia en mayor medida sobre la libertad individual y los derechos subjetivos que sobre la participación efectiva en el poder de todos los ciudadanos, tomaría fuerza su ideal como paradigma universal e indiscutido, sin precaverse adecuadamente de los factores que podían motivar su degeneración. En principio, bastaba comparar los beneficios de la democracia moderna para preferirla sobre cualquier otro tipo de constitución política. Además, con posterioridad, las monstruosidades de los totalitarismos del siglo XX levantaron suficiente aversión como para garantizar y reforzar la democracia moderna en el sentido expuesto por Jacques Maritain en  El Hombre y el Estado : "solo mediante la democracia puede realizarse una racionalización moral: porque la democracia es una organización racional de libertades fundada en la ley" 6 . La reacción ante los totalitarismos provocó que la democracia buscara ante todo desarrollar y proteger los derechos del individuo, que siendo a priori una voluntad legítima ha tenido unos efectos no tan neutros. Al extender ilimitadamente la reivindicación y creación de derechos nuevos derivados de los fundamentales ha ido debilitando progresivamente ciertas instituciones de orden natural, en cuyo seno el individuo se forma como persona y sin las cuales se arriesgaría a disolverse en el magma social. Así, atomizando la sociedad en individuos aislados, haciendo de ellos una multitud, ha preparado el terreno para un retorno del totalitarismo bajo una forma novedosa y más insidiosa, pues no ejerce su poder ilegítimo mediante la violencia o la fuerza sino que basta para que se afirme con el temor a discrepar frente a la opinión pública hegemónica o con la pasividad del individuo moderno refugiado en su burbuja de privacidad y 5  Vid. GARCÍA DE ENTERRÍA, E. (2011),  Democracia, ley e inmunidades del poder  . Madrid: Civitas, 2ªed., p. 112 y sigs., quién aborda en clave jurídica los fundamentos teóricos de la democracia en las revoluciones francesa y americana. 6  MARITAIN, J. (1983),  El Hombre y el Estado . Madrid: Encuentro, pp. 74-75. De acuerdo con Maritain la política es una rama especializada de la ética que está al servicio del bien común. De esta forma, uno de los poderes principales de la democracia es el poder legislativo, pero ese cuerpo no deberá aprobar ninguna ley que fuera contraria a la naturaleza, porque el objetivo de las leyes es la moralidad, manteniendo y conservando las virtudes del pueblo y darle cumplimiento a la ley moral: "Con la democracia la humanidad ha entrado en la senda que conduce a la única racionalización auténtica -la racionalización moral- de la vida política o, en otras palabras, a la más alta realización terrestre de que sea capaz aquí abajo el animal racional".
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks