Prácticas cotidianas en salud sexual y reproductiva de mujeres, inmigrantes o no, en Cataluña

Description
Prácticas cotidianas en salud sexual y reproductiva de mujeres, inmigrantes o no, en Cataluña

Please download to get full document.

View again

of 17
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Kinesiology

Publish on:

Views: 0 | Pages: 17

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  Prácticas cotidianas en salud sexual y reproductiva de mujeres, inmigrantes o no, en Cataluña Mara Martínez Morant Doctora en Antropología Cultural y Social Coordinadora del Área de Cultura y profesora de antropología BAU, Centre Universitari de Disseny, UVIC Barcelona, España encarnac@cgtrabajosocial.esmara.martinez@baued.es  Introducción En esta investigación me planteo llevar a cabo una exploración del uso, desde la perspectiva de la omisión, que hacen las mujeres (y sus parejas) de los métodos anticonceptivos. Deseo realizar una aproximación que me permita conocer qué tipo de razones conducen a desestimar el empleo de contraceptivos en relaciones sexuales coitales que no desean engendrar. Porque, parece obvio, que sin un método anticonceptivo la posibilidad de que se produzca un embarazo, en mujeres sanas que se encuentran en edad reproductiva, presenta una probabilidad extremadamente elevada. Y ello ocurre. Inicialmente me planteo averiguar fallos contraceptivos relacionados con aspectos técnicos de la cuestión como rotura de preservativo, interacción de fármacos que anularían la acción de la píldora, desplazamiento del dispositivo intrauterino, errónea colocación del aro vaginal, error en el cálculo del método Ogino-Knaus, etc. Las técnicas contraceptivas presentan unos índices de protección que aseguran entre el 95% y el 99% de probabilidades de evitar una gestación. Sin embargo, el número de embarazos no deseados que las mujeres presentan como imprevistos es considerable, detectándose que más de un tercio de esas gestaciones se deberían, efectivamente, a un fallo técnico del método anticonceptivo. Pero, las condiciones en las que los otros dos tercios de embarazos no previstos son argumentados por las mujeres, deduzco que se trata de una “ imprudencia ” de concepción, en sentido amplio del término, más que de un error técnico de contracepción. Desentrañar en qué consiste esa “ imprudencia ” se convierte en el aspecto que guía mi investigación. Para llevarla a cabo desarrollo un trabajo etnográfico que me permite mostrar cómo las mujeres catalanas, españolas e inmigrantes explican la omisión de métodos anticonceptivos y los resultados físicos y síquicos que de ello derivan. Fundamentalmente, me interesa exponer que no emplear contracepción amaga motivos a veces insospechados relacionados con la pareja, la familia, la religión o la costumbre, entre las posibilidades más explicitadas por las mujeres informantes. Acceder al ámbito de la salud sexual y reproductiva, donde el aborto es el método anticonceptivo radical que pone fin a una gestación no deseada, es un tema muy sensible que requiere un cuidadoso planteamiento. Por ello y para seleccionar a las mujeres informantes es preciso informar y solicitar la colaboración a mujeres que asistan a un recurso social vinculado con esos temas. Una institución que en el caso de esta investigación resulta ser una Asociación 1  que gestiona un programa de ayudas 1  Con objeto de mantener el anonimato, siempre denominaré “Asociación” al recurso social donde trabajé atendiendo a las mujeres que acudían a solicitar ayuda social y económica para abortar. 1  para financiar el aborto de las mujeres que residen en el territorio de Cataluña, donde tengo la oportunidad de prestar mis servicios durante varios años y atender a varios miles de mujeres que visitan el centro con la finalidad de solicitar esas ayudas. La propuesta de participación la formulo a las posibles informantes durante las entrevistas que realizo como parte de mi práctica laboral: atiendo las demandas de mujeres de diferentes procedencias que se encuentran en situación de vulnerabilidad social y visitan la Asociación con objeto de solicitar ayuda social y económica para financiar un aborto provocado legal 2 . De modo que la unidad de análisis de esta investigación son mujeres inmigrantes, catalanas y españolas, que se encuentran en situación de precariedad y acuden a la Asociación desde donde se las deriva, si corresponde, a clínicas legalmente acreditadas donde se les practica el aborto. Características del grupo de mujeres etnografiado El proceso que despliego para configurar el grupo de informantes consiste en períodos sucesivos de entre 1 y 2 meses, durante los cuales propongo la participación a posibles informantes, desarrollo entrevistas en profundidad y, a medida que las transcribo, vuelvo a iniciar la fase de propuesta de participación a nuevas y posibles informantes. Procedimiento que repito desde marzo de 2007 hasta finalizar febrero de 2008. Es importante apuntar que, a pesar de evitar los sesgos, la población representada en la etnografía ha seguido una selección particular porque, del total de mujeres que abortan en España, la Asociación atiende sólo a las que residen en Cataluña y, de estas, a las que atraviesan dificultades económicas y precisan de ayuda para financiar el aborto provocado legal. De modo que los datos perfilados en este trabajo corresponden a un sector de población concreto y pueden ofrecer una visión que no espejee la realidad del total de mujeres que abortan. En conjunto, realizo la etnografía de un total de 112 mujeres, en cuyos relatos explican sus prácticas en salud sexual y reproductiva. Testimonios que también configuran el territorio del aborto, practicado a mujeres cuyos nombres y procedencias no incluyo porque resigo la dinámica del claroscuro y la ambigüedad que la práctica señala. Igualmente, al recoger los testimonios de las informantes transcribo exactamente su dicción, siguiendo sus ceceos, sus ritmos y sus formas de hablar para evitar perder el énfasis y sentido de sus palabras 3 . Entre los rasgos que permiten establecer un perfil social referencial, señalar que las 112 mujeres oscilan entre los 15 y los 38 años de edad. El 70% de las entrevistadas son extranjeras mientras el 30% son catalanas y españolas. Del total, el grupo más numeroso lo integran las mujeres que están solteras y muchas de ellas mantienen relaciones de pareja inferior a los 2 años de duración, en régimen de cohabitación. 2  Escribo “aborto provocado legal” porque se ajusta a lo señalado por la Ley Orgánica 9/1985, de 5 de  julio, de reforma del artículo 417 bis del Código Penal (a partir de ahora Ley Orgánica 9/1985) que especifica 3 supuestos por los que una mujer puede abortar: 1) por malformación fetal hasta 22 semanas de gestación; 2) por violación, con denuncia previa y antes de 12 semanas de gestación; 3) por peligro para la salud física y síquica de la mujer embarazada, sin límite de tiempo. Por otro lado, señalar que mi investigación se realiza cuando se encuentra vigente la Ley citada aunque con fecha 24 de febrero de 2010 se ha aprobado una nueva ley del aborto en España. 3  El esfuerzo por seguir exactamente la forma de expresión y el habla de las informantes se pierde con la traducción al inglés. 2  Casi todas esas mujeres presentan un grado de autonomía supeditado a empleos de baja cualificación laboral o se encuentran en situación de desempleo. Las mujeres extranjeras o inmigrantes En la circulación de personas inmigrantes que se registra en Cataluña durante los últimos años, se observa la llegada de muchas mujeres jóvenes que se hallan, o se encontrarán, en edad reproductiva. Algunas de estas que llegan a Cataluña han de afrontar, a causa de diferentes factores, gestaciones no deseadas y someterse a la práctica del aborto. Muchas de esas mujeres inmigrantes presentan situaciones de vulnerabilidad más acusada que las mujeres catalanas y españolas debido a que carecen de empleo o, de tenerlo, es extremadamente precario. Circunstancia que señala que el primer motivo que las conducirá a abortar será de carácter económico y que, incluso para poder acceder a esa práctica, precisarán del respaldo financiero que puedan obtener a través de personas afines e instituciones. La procedencia de las mujeres es variada, si bien es posible establecer que las más numerosas son las latinoamericanas (República de Bolivia, República del Ecuador, República del Perú), en segundo lugar las oriundas del Reino de Marruecos y, por último, las procedentes de Rumania (Asociación, 2007:16). El grupo explorado está conformado por mujeres de orígenes social y culturalmente diferenciados. Una parte importante de las mujeres son familias monoparentales, tienen hijas o hijos que se encuentran custodiados por familiares maternos (sólo ocasionalmente por los padres) en los países de srcen. Estas mujeres poseen un nivel de instrucción primario y, en menor medida, estudios secundarios. La mayoría de ellas no dispone de una red social en España (madre, pareja, familia extensa, amistades, etc.) que les procure ayuda y protección si la precisan. Por otro lado, las mujeres inmigrantes acostumbran a tener más hijas e hijos (comparándolas con el número de hijas e hijos que registran las mujeres catalanas y españolas en la actualidad) 4 , quizá más notable entre latinoamericanas y africanas, y es muy diferente el conocimiento y el uso de los métodos anticonceptivos y del aborto entre todas ellas. A título de ejemplo de lo anterior, para las mujeres rumanas el aborto figura como recurso accesible y es relativamente usual que se hayan sometido a más de uno. Comparativamente, las rumanas son las que mayor uso realizan de la píldora contraceptiva y del preservativo. Mientras que, para las latinoamericanas, el aborto es poco frecuente aunque sí hayan experimentado abortos espontáneos con una reincidencia llamativa 5 . Las latinoamericanas utilizan poco la anticoncepción y cuando lo hacen se trata, mayoritariamente, del método Ogino-Knaus que ofrece poca fiabilidad. En segundo lugar utilizan el dispositivo intrauterino (DIU), que ellas conocen 4   En el diario El Periódico de Catalunya, de 4 de julio de 2008, sección Demografía, aparece una noticia que dice “ Catalunya recupera la fecunditat del 1984 amb 1,48 fills per dona ”. En el artículo se explica que gracias a 10 años seguidos de crecimiento, el indicador de fertilidad (que mide el número de hijos por mujer en edad fértil) alcanza, en el 2007, su valor más alto desde 1984. Ello significa que las catalanas tienen ahora una media de 1,48 hijos superior incluso a la media española (1,39) con lo cual se alejan del record negativo que ostentaban en 1995 (1,14). Aún teniendo las españolas más hijos, el crecimiento registrado en la fecundidad se debe, en una parte importante, a la población extranjera, según cita el artículo. Porque, los nacimientos de mujeres procedentes de otros países aumentaron un 16,4% en el 2007, lo cual supone una cifra que equivale al 18,9% del total de los nacimientos registrados en Cataluña ese año. Las mujeres marroquíes son las que tuvieron más hijos, representando el 21,6% del total de nacimientos de madre extranjera, explica ese medio de comunicación. 5   Esa reincidencia me llevó a interesarme por las condiciones y causas de los supuestos abortos espontáneos y descubrí que en muchas ocasiones el aborto se produjo como resultado de episodios de violencia de la pareja contra la mujer embarazada. 3  como “ T ” o “ T de cobre ”. Por lo que respecta a las marroquíes, el aborto acostumbra a ser una práctica casi desconocida, al igual que el uso de métodos anticonceptivos. Los cambios que viven las mujeres inmigrantes, que se encuentran atravesadas por acelerados procesos de aculturación y neoculturización paralelos a la forzosa integración en la sociedad de llegada, les provocan una metamorfosis transversalmente recorrida por una intensa emocionalidad. Alejadas de sus hijas e hijos, de sus parejas, de sus familias y de su comunidad referencia, se descubren solas: “ sola yo aquí estoy muy solita del todo no tengo a nadie…toda mi familia está allá en mi país… ”. La soledad es otro factor que contribuirá a incrementar el abandono de los métodos anticonceptivos, las probabilidades de un embarazo no deseado y el aborto: “…me embarasé y mi esposo está en mi país yyy él no sabe nada…él está allá con mis dos hijos que yo me vine aquí para trabajar y mandarles cada mes y aquí no tengo a nadie a nadie…toda mi familia está en mi país tampoco tengo amigas...¡a nadie! y es que me encontraba tan sola tan sola queeee lo pasé mal muy mal...y le conosí cuando me sentía tan sola conosí a ese hombre que él es catalán y paresía bueno yyy ahora me dejó aquí tirada cuando le dije del embaraso me dijo que yo tenía la culpa que ahí mismo me las arreglara sola yyyy…yo es que estaba tan sola me sentía tan mal... (...) ...a su casa de él me llevó porque él desía que yo era la mujer de su vida entera y me desía que me amaba y yo me sentí felis y creí sus palabras...y vea él se aburrió [cansó] de mi y ya se buscó otra mujer... (...) ...de esto [embarazo y aborto] mi esposo no ha de saber por eso es que yo no lo puedo tener...”. A partir de las entrevistas, observo que entre pocos meses y los 2 o 3 primeros años de estancia en Cataluña es cuando surgen más gestaciones indeseadas y cuando realizan los abortos. Es frecuente que las parejas abandonen a las mujeres al saber del embarazo, incluso por parte de maridos reagrupados 6 , que responsabilizan a estas de la gestación. Hecho que numerosas mujeres asumen como culpa propia y algunas incluso excusan a su pareja de la responsabilidad en la generación. Usualmente, no emplean métodos anticonceptivos ni ellas ni sus parejas porque: “ …es Dios quien deside si usted se embarasa o no… ”, “ …en mi país hombre que usa condón es marica... ” o “ …el médico no me quiso poner la T [DIU] dijo que estaba yo muy  joven…y sin pareja… ”. A parte de la precariedad económica, de la soledad y de la importante transformación social y cultural que han de transitar las mujeres inmigrantes, también han de enfrentar la contradicción de utilizar métodos anticonceptivos y abortar cuando por creencias religiosas se autocalifican como “ soy católica profundamente creyente ”, “ evangélica muy practicante ” o “ yo sí creo en Dios de todas todas ”.  Algunos apuntes más sobre las mujeres inmigrantes que representan el 70% de las informantes En la etnografía realizada se recogen ejemplos de las formas de aprehender el mundo de mujeres provenientes de diferentes culturas. Muchas de ellas quieren “ cuidarse ” o “ planificar  ”, significando que desean utilizar métodos anticonceptivos para prevenir 6   “ Reagrupación familiar  ”: la ley vigente permite que después de vivir en territorio español por 5 o más años, las mujeres inmigrantes puedan proceder a solicitar la reagrupación familiar, es decir, a gestionar la venida de sus parejas e hijas o hijos (a los que se les permite residir legalmente en territorio español pero no trabajar). En términos coloquiales se denomina “ reagrupar  ” a alguien.   4  embarazos no deseados. Comentan que en Cataluña llevan un ritmo de vida diferente, a menudo conviven con sus parejas tras una relación de pocos meses y no emplean contracepción, por ello se muestran interesadas en iniciarse en su uso. Con frecuencia, la convivencia con una pareja de pocos meses se debe a que antes de sentirse solas prefieren emparejarse rápidamente. Es habitual que ni ellas ni sus parejas empleen contraceptivos porque, en sus entornos familiares y afectivos, es un hecho que la pareja que convive es porque se ama y no tiene que utilizar esa protección, dado que la consecuencia lógica de esa unión es tener hijos. Quizá esto forma parte del razonamiento que enmudece a muchas de las mujeres inmigrantes entrevistadas cuando se les pregunta por qué no emplean un método anticonceptivo. Otro rasgo detectado en las mujeres inmigrantes (también observado entre las mujeres catalanas y españolas pero en mucha menor medida) es su grado de dependencia respecto de la pareja, que parece deberse a los aprendizajes socioculturales seguidos en sus países de procedencia. Manifiestan un tipo de necesidad, de que ellos les digan que son buenas esposas, madres y trabajadoras. He constatado en bastantes narrativas que muchos de ellos ejercen un maltrato sicológico y/o físico que ocasiona conflictos y genera agresiones contra sus parejas, así como rupturas más o menos prolongadas pero en pocos casos definitivas. Ellas vuelven con ellos, perdonándoles incluso que hayan conquistado a otras mujeres y que mantengan relaciones sexuales con estas, porque “sienten” que las quieren cuando ellos les manifiestan su deseo de tener un hijo, hecho que interpretan como “ muestra de amor  ”. Muchas de esas muestras de amor concluyen con una hija o hijo y, antes o después, con la ruptura de la pareja. En la inmensa mayoría de los casos, ellos abandonan a sus parejas e hijas o hijos y, ellas, tras un período de duelo inician otra relación que, velozmente, se convierte en “ vivir junto a ese muchacho ”, “ somos concubinados mi esposo y yo ” o “ vivimos en unión libre pero un día me voy a casar con él ”. En poco tiempo sobreviene un nuevo embarazo, basado en la premisa de que “ todos quieren que les den un hijo cuando les aman ”, a pesar de que ese amor tiene una existencia muy breve. Las mujeres catalanas y españolas Las mujeres catalanas y españolas entrevistadas son oriundas, básicamente, de Barcelona ciudad y su área metropolitana, en menor número de casos del resto de Cataluña y, un reducido porcentaje, nacidas en otros puntos del territorio español. Del conjunto, puede establecerse que se trata de mujeres que en su mayoría proceden del ámbito urbano. Prácticamente todas las mujeres catalanas y españolas entrevistadas tienen estudios secundarios aunque en bastantes casos no los han finalizado, argumentando que no les gustaba estudiar, que iniciaron noviazgos y dejaron los estudios o que tuvieron que comenzar a trabajar por necesidad económica de sus familias. Con un bajo nivel de instrucción y con reducidas posibilidades laborales, acceden a ocupaciones de poca cualificación en el sector terciario que les proporcionan salarios bajos con los que difícilmente cubren sus necesidades. Bastantes mujeres dejan sus trabajos cuando se quedan embarazadas, pasando a depender de sus maridos o parejas. Situación laboral que tras el nacimiento de la hija o hijo no pueden recuperar porque no disponen de quien se encargue del bebé mientras ellas trabajan o porque no pueden costear una guardería ni consiguen una beca social para ello. De modo que, con cierta frecuencia, esas mujeres se encuentran convertidas en amas de casa forzosas, dependiendo de los recursos económicos que aportan sus parejas, 5
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks