Aproximación al concepto de refugiado ambiental: origen y regulación jurídica internacional

Description
Aproximación al concepto de refugiado ambiental: origen y regulación jurídica internacional

Please download to get full document.

View again

of 15
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Beauty

Publish on:

Views: 2 | Pages: 15

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  “Aproximación al concepto de refugiado ambiental: srcen y regulación jurídica internacional” Susana Borràs Pentinat 1  Contenido: Introducción: los desplazados y refugiados ambientales un problema real; 1. El Refugiado invisible: el refugiado ambiental; 1.1. Las categorías de refugiados ambientales; 1.2. Las principales causas del desplazamiento forzado; 1.3. Las modificaciones ambientales como consecuencia de los desplazamientos de población; 2. El régimen jurídico internacional de los refugiados y de los refugiados ambientales; 3. La extensión conceptual de los derechos humanos como vía de protección del Derecho internacional al refugiado ambiental; Conclusiones; Bibliografía. Introducción: los desplazados y refugiados ambientales un problema real Hace dos décadas atrás no se utilizaba el concepto de refugiado o desplazado ambiental. Hoy es un término de uso común 2 . Se refiere a las personas, pueblos y, en las situaciones más graves, ciudades que se han visto obligados a trasladarse desde su tierra natal, debido a problemas derivados con el ambiente, como desastres naturales: huracanes o tsunamis, y también por otras razones de devastación como son la deforestación, desertificación, inundaciones, o sequías, con la consecuente falta de agua, alimentos y energía, y riesgo de enfermedades, lo que hace que para estas personas, existan pocas o ninguna esperanza de retorno. Estas personas son los llamados “desplazados ambientales”, término que incluye no sólo a aquellos que tienen que trasladarse a otras zonas dentro de un mismo país, sino también a los que suelen cruzar fronteras internacionales. Al intentar cruzar las fronteras hacia otros territorios más seguros, miles de estos desplazados mueren cada año en las rutas migratorias, por las políticas restrictivas de los países a los que se dirigen y la militarización de las fronteras. Esta situación es una realidad: en el mundo se calcula que existen más de 22 millones de refugiados y 30 millones de desplazados dentro de las fronteras de sus Estados. Dentro de estas estadísticas, los gobiernos no tienen oficialmente en cuenta una categoría de refugiados poco convencional y que ha venido aumentando en los últimos años: los llamados “refugiados ambientales” 3 . Y esto a pesar de que en los últimos años, los desastres naturales han producido, 1  Profesora Colaboradora de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales, Facultat de Ciències Jurídiques, Universitat Rovira i Virgili (Tarragona), email: susana.borras@urv.cat. Conferencia impartida en el “III Seminario sobre los agentes de la cooperación al desarrollo: refugiados ambientales, refugiados invisibles?”, organizado por la Dirección General de Servicios y Acción Solidaria, de la Universidad de Cádiz, 1 de abril 2008. 2  Los términos frecuentemente utilizados para describir a las personas desplazadas por factores medioambientales (refugiados ecológicos, ‘eco-migrants’, ‘resources refugees’, emigrantes medioambientales, ecorefugiados, ‘environmental refugees’, ‘réfugiès de l'environment’), reflejan la falta de enfoque del problema. 3  La Organización de Naciones Unidas en el informe del 2006 “La situación de los refugiados en el mundo. Desplazamientos humanos en el nuevo milenio”, a través del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los   Aproximación al concepto de refugiado ambiental 2 por primera vez en la historia, más refugiados que las guerras y los conflictos armados de diversa  índole 4 . Aunque las estimaciones varían enormemente, se calculan en 25 millones las personas desplazadas forzosamente de sus hogares, la mayoría de ellos del África Subsahariana y Asia, por problemas ambientales de distinta naturaleza como sequías, desertificación, erosión de los suelos, accidentes industriales y otros factores. En el año 2010 se estima que podrían llegar a ser 50 millones los desplazados por estos problemas 5 . Además, la problemática se endurece si se tiene en cuenta que los sectores más vulnerables de la población -mujeres, niños y ancianos- corren también más riesgo de sufrir con estos desplazamientos. Esta realidad también pone de manifiesto las consecuencias que el desplazamiento masivo de personas puede producir en ámbitos como la salud, seguridad alimentaria, medio ambiente,… a los que la Humanidad no se encuentra preparada para afrontar, precisamente por este motivo, los desplazados por factores ambientales ni siquiera son reconocidos como refugiados ambientales por los organismos internacionales y normas jurídicas internacionales dirigidas a la protección y asistencia a los desplazados. Desde la aprobación de la Convención de Ginebra en 1951 6  como marco jurídico para los refugiados, el panorama, las características y la procedencia de los refugiados han cambiado de forma radical. Un refugiado ya no es sólo el que huye de regímenes políticos represivos o de conflictos armados. Es necesario renovar los marcos jurídicos y hacerlos acordes con los problemas actuales. El deterioro ecológico acompaña a las hambrunas y a los conflictos armados que además tienen unas repercusiones ambientales de enorme gravedad (bombardeos, destrucción de cosechas, utilización de armas químicas, etc.). Pero los refugiados ambientales no sólo son víctimas de los Refugiados (ACNUR) reconoce la existencia de desplazados ambientales: decenas de millones de personas son desplazadas directa o indirectamente a causa de la degradación ambiental y desastres naturales o provocados por el hombre. Vid.  ACNUR, La situación de los refugiados en el mundo. Desplazamientos humanos en el nuevo milenio , ed. Icaria, 2006. 4  Según la Federación Internacional de la Cruz Roja y las Sociedades de la Media Luna Roja, un promedio de 211 millones de personas anuales han sido afectadas durante la última década por desastres naturales -triplicando el promedio de la década anterior y siendo cinco veces la cifra de personas afectadas por conflictos armados. 5  Así lo estima el profesor de la Universidad de Oxford, Norman Myers: en 2010 se podría hablar ya de 50 millones de personas obligadas a abandonar su casa por la adversidad de su entorno natural. Consultar al respecto M  YERS ,   N.,   “Environmental Refugees”, Climate Institute of Washington D.C., 1995. Ecologistas en  Acción afirma que en 2020 unos 135 millones de personas correrán peligro de tener que abandonar sus tierras por la continua desertificación, de ellas 60 millones en África subsahariana. Para 2050, según la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR), unos 150 millones de personas serán "refugiados ambientales". Un estudio del Oxford Research Group habla para esa misma fecha incluso de 200 millones. 6  Convención sobre el estatuto de los refugiados, adoptada en Ginebra, el 28 de julio de 1951 por la Conferencia de Plenipotenciarios sobre el Estatuto de los Refugiados y de los Apátridas (Naciones Unidas), convocada por la Asamblea General en su resolución 429 (V), del 14 de diciembre de 1950. Entrada en vigor: 22 de abril de 1954, de conformidad con el artículo 43 Serie Tratados de Naciones Unidas, Nº 2545, Vol. 189, p. 137.   Aproximación al concepto de refugiado ambiental 3 desastres naturales. El impacto humano en el medio ambiente está agravando la intensidad de los desastres naturales y son los pobres quienes más sufren las consecuencias 7 . Sólo recordar, que el 3 de diciembre de 1984 en Bhopal (India), una fuga de gas venenoso en la planta química de pesticidas de la compañía estadounidense Union Carbide provocó la muerte por envenenamiento de 30.000 personas y la migración forzosa de otros cientos de miles ante la imposibilidad de la vida en la zona. Detrás de estos accidentes de gran relevancia que logran conmocionar a la comunidad internacional, se encuentran casos cotidianos de destrucción medioambiental que obligan a miles de personas a desplazarse de sus lugares de srcen. Son habituales los vertidos de petróleo o sustancias químicas a ríos o costas que afectan a la supervivencia de los habitantes, destrozan su hábitat, su modo de alimentación básica y se ven convertidos en refugiados. La construcción de grandes infraestructuras, como las presas, la deforestación de los bosques o la desertificación también obliga a muchas comunidades y familias a dejar sus hogares y los convierte en campesinos sin tierra errantes en busca de un lugar habitable. La labor irresponsable de algunas multinacionales, en busca del mayor beneficio a toda costa, está generando un gran número de refugiados invisibles. El presente artículo se dirige a abordar todos estos aspectos: en primer lugar, el análisis del fenómeno del llamado “refugiado ambiental”, la complejidad de sus causas y sus notas características. Sobre la base de este análisis previo, se determinará, en segundo lugar, la protección jurídica internacional y, en último lugar, se estudiarán las posibles vías de protección existentes des del Derecho internacional. 1. El Refugiado invisible: el refugiado ambiental El concepto de “refugiado ambiental” fue introducido en 1985 en un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) elaborado por Essam El- Hinnawi, profesor del Egyptian National Research Centre, del Cairo y popularizado por la premio Nobel de la Paz Wangari Maathai. De acuerdo con este informe, los refugiados ambientales se definen como aquellos individuos que se han visto forzados a dejar su hábitat tradicional, de forma temporal o permanente, debido a un marcado trastorno ambiental, ya sea a causa de peligros naturales y/o provocado por la actividad humana, como accidentes industriales o que han provocado su desplazamiento permanente por grandes proyectos económicos de desarrollo, o que se han visto 7  Un estudio de la ONU de 1998 estimó que el 96% de las muertes causadas por desastres ocurren en el 66% de la población de los países más pobres del mundo. Combatir la pobreza es el mejor medio para reducir el número de cadáveres que habrá que sacar de entre los escombros, el barro, las crecidas o la sequía. Por ejemplo, las lluvias abundantes dejaron sin hogar a 500.000 personas en el norte de Bangladesh, unas 100.000 fueron evacuadas en el centro de Vietnam y más de 200.000 en la India. La sequía, en cambio, provoca migraciones tempranas en Djibuti y el huracán Katrina destruyó unos 275.000 hogares en Nueva Orleáns.   Aproximación al concepto de refugiado ambiental 4 obligados a emigrar por el mal procesamiento y depósito de residuos tóxicos, poniendo en peligro su existencia y/o afectando seriamente su calidad de vida 8 . La sucesión de catástrofes ambientales está generando la aparición de un verdadero éxodo de poblaciones que huyen de zonas devastadas. En el siglo XXI, la tendencia será a que haya mas refugiados ambientales que de los otros, ya que la globalización y el calentamiento de la tierra han generado un nuevo tipo de refugiado. Este éxodo provocará uno de los nuevos y mayores problemas de salud pública: las personas que sobrevivan a las catástrofes tendrán una salud más frágil y esas condiciones sociales precarias fomentarán la difusión de enfermedades. 1.1. Las categorías de refugiados ambientales Existen tres categorías de “refugiados ambientales”: aquéllos que han sido desplazados temporalmente debido a presiones ambientales, tales como un terremoto o un ciclón y que probablemente van a regresar a su hábitat srcinal; aquéllos que han sido desplazados de forma permanente debido a cambios permanentes de su hábitat, tales como presas o lagos; y aquéllos que se han desplazado permanentemente en busca de una mejor calidad de vida porque su hábitat srcinal es incapaz de proveerles sus necesidades mínimas debido a la degradación progresiva de los recursos naturales básicos (sería el caso de aquellos que han sufrido un deterioro tan importante en los recursos base de su hábitat natural que ya no puede cubrir sus necesidades básicas como los pequeños propietarios cuyas tierras inundadas, salinizadas o afectadas por graves sequías les obligan a emigrar a otros lugares). La identificación de estos grupos tan diversos de emigrantes confunde la discusión. En el primer caso, existe una mudanza temporal debido a un peligro físico; la segunda categoría involucra aquellos proyectos de desarrollo que obligan a los individuos a restablecerse dentro de una misma región y se desconoce cuántos de estos refugiados internos son generados por estos procesos; y el tercero refleja una mudanza voluntaria. En cualquier caso, todas las causas de degradación ambiental pueden provocar, a su vez, desplazamientos en el interior de las fronteras o hacia el exterior de las mismas y que todos pueden ser temporales o definitivos. Así cada caso requerirá una solución diferente, en función de las causas de la degradación ambiental y por otro analizar los tipos de desplazamiento que producen. La necesidad que la Comunidad internacional reconozca oficialmente los refugiados ambientales, puede aportar una mayor comprensión de las principales causas de la migración ambiental. 8  E L -H INNAWI  a parte de definir el concepto, describía su incidencia y el número de personas desplazadas por la degradación ambiental prestando especial atención a las causas y complejos retos que este colectivo suponía para la comunidad internacional. Vid. E L -H INNAWI ,   E.,    Environmental Refugees  , United Nation Environmental Programme, Nairobi, 1985, p. i.   Aproximación al concepto de refugiado ambiental 5 1.2. Las principales causas del desplazamiento forzado Las principales causas ambientales que srcinan el desplazamiento forzado se producen como consecuencias de una presión ambiental srcinada bien por causas antropogénicas, bien por causas exclusivamente naturales. Las causas antropogénicas derivan de la actividad propiamente humana, basada en el crecimiento desmesurado, que srcina un gran impacto ambiental y también de la situación de pobreza en la que se hallan numerosas poblaciones como consecuencia del aumento demográfico y de la escasez de los recursos naturales. Los efectos de la degradación ambiental permanente, derivada de la presión de la pobreza y de la actividad humana, srcinan modificaciones ambientales que pueden incluso contribuir al desastre natural. En este grupo de causas pueden distinguirse entre las que generan una degradación ambiental gradual o progresiva que abarcarían la desertización, deforestación, sequía, la degradación del suelo, contaminación en todas sus formas, cambio climático, pérdida de diversidad biológica, modelos de producción, consumo y proyectos de urbanización y desarrollo insostenibles (construcciones e infraestructura y obras públicas) o la explotación desequilibrada de los recursos 9 . Las causas derivadas de catástrofes ambientales pueden ser de ámbito natural, tecnológico y bélico. Las de ámbito natural derivan principalmente de desastres naturales, como las actividades sísmicas (terremotos, erupciones volcánicas); actividades de movimiento (avalanchas, derrumbamientos); actividades atmosféricas (ciclones tropicales, tornados, huracanes, tifones); actividades hidrológicas (inundaciones), que generan la degradación ambiental y graves perjuicios humanos, económicos y materiales y que suelen perjudicar generalmente a aquellos países menos desarrollados económicamente y, sobre todo, aquéllos que tecnológicamente no disponen de los medios suficientes para detectar los posibles desastres naturales, ni mucho menos para hacer frente a sus consecuencias devastadoras 10 . Las de ámbito tecnológico derivan de accidentes industriales, químicos, atómicos o genéticos y las de ámbito bélico derivan de las guerras, conflictos internos o 9  Por ejemplo, los pescadores senegaleses impulsados a emigrar por la sobreexplotación de la pesca de sus costas, a cargo de empresas transnacionales, que acaban en España por la sobreexplotación pesquera que acaba desplazando a personas hasta nuestras fronteras. O también el de los desplazados por el cultivo de algodón en Uzbekistán, por la mala gestión del agua. Actualmente se utiliza para irrigación el 85% del agua disponible, principalmente para el cultivo de algodón, que consume casi 20.000 litros de agua por cada kilo de algodón cosechado. El resultado es que actualmente el mar de Aral se ha reducido a sólo el 15% de su volumen srcinal y más de 40.000 km2 del antiguo lecho marino ha quedado al descubierto. Esta superficie, mayor que la de Suiza, está ocupada por planicies de barro seco saturadas de sal y contaminadas por residuos de plaguicidas, provocando el desplazamiento de la población. Hay estimaciones que sugieren que antes de 1996 más de 100.000 personas abandonaron la región (ACNUR, 1996) y, desde entonces, la emigración ha continuado a un ritmo de aproximadamente 4.000 personas por año (MSF, 2003). 10  Basta pensar, por ejemplo, que el tsunami de diciembre de 2004 en el Sudeste asiático, no sólo arrojó 225.000 muertos, sino que además dejó a cinco millones de personas en una dramática situación al punto tal que debieron abandonar definitivamente sus hogares. O en el Huracán ‘Mitch’ de 2005 que arrasó América Central, generando cientos de miles de refugiados. O las lluvias de 2002, que provocaron el desborde del río Licungo e inundaciones en Mozambique. Casi 500.000 personas huyeron.
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks