AIRE FRÍO

Description
AIRE FRÍO

Please download to get full document.

View again

of 11
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Oceanography

Publish on:

Views: 0 | Pages: 11

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
   AIRE FRÍO H. P. LOVECRAFT  AIRE FRÍO H. P. LOVECRAFT Me piden que explique por qué temo las corrientes de airefrío, por qué tirito más que otros al entrar en una habitaciónfría y parece como si sintiera náuseas y repulsión cuando elfresco viento de anochecer empieza a deslizarse por entre lacalurosa atmósfera de un apacible día otoñal. Según algunos,reacciono frente al frío como otros lo hacen frente a losmalos olores, impresión ésta que no negaré. Lo que haré esreferir el caso más espeluznante que me ha sucedido, paraque ustedes juzguen en consecuencia si constituye o no unarazonada explicación de esta peculiaridad mía.Es una equivocación creer que el horror se asociainextricablemente con la oscuridad, el silencio y la soledad.Yo me di de bruces con él en plena tarde, en pleno ajetreo dela gran urbe y en medio del bullicio propio de unadestartalada y modesta pensión, en compañía de una prosaicapatrona y dos fornidos hombrs. En la primavera de 1923había conseguido un trabajo bastante monótono y malremunerado en una revista de la ciudad de Nueva York; yviéndome imposibilitado de pagar un sustancioso alquiler,empecé a mudarme de una pensión barata a otra en busca deuna habitación que reuniera las cualidades de una ciertalimpieza, un mobiliario que pudiera pasar y un precio lo másrazonable posible. Pronto comprobé que no quedaba másremedio que elegir entre soluciones malas, pero tras algúntiempo recalé en una casa situada en la calle Catorce Oesteque me desagradó bastante menos que las otras en que mehabía alojado hasta entonces.El lugar en cuestión era una mansión de piedra rojiza decuatro pisos, que debía datar de finales de la década de 1840,y provista de mármol y obra de marquetería cuyoherrumboso y descolorido esplendor era muestra de laexquisita opulencia que debió tener en otras épocas. En lashabitaciones, amplias y de techo alto, empapeladas con elpeor gusto y ridículamente adornadas con artesonado deescayola, había un persistente olor a humedad y a dudosacocina. Pero los suelos estaban limpios, la ropa de cama UNIVERSIDAD MISKATÓNICA LOVECRAFTIANA 1   AIRE FRÍO H. P. LOVECRAFT  podía pasar y el agua caliente apenas se cortaba o enfriaba,de forma que llegué a considerarlo como un lugar cuandomenos soportable para hibernar hasta el día en que pudieravolver realmente a vivir. La patrona, una desaliñada y casibarbuda mujer española apellidada Herrero, no meimportunaba con habladurías ni se quejaba cuando dejabaencendida la luz hasta altas horas en el vestíbulo de mi tercerpiso; y mis compañeros de pensión eran tan pacíficos y pococomunicativos como desearía, tipos toscos, españoles en sumayoría, apenas con el menor grado de educación. Sólo elestrépito de los coches que circulaban por la calle constituíauna auténtica molestia. Llevaría allí unas tres semanas cuando se produjo el primerextraño incidente. Una noche, a eso de las ocho, oí como sicayeran gotas en el suelo y de repente advertí que llevaba unrato respirando el acre olor característico del amoníaco. Trasechar una mirada a mi alrededor, vi que el techo estabahúmedo y goteaba; la humedad procedía, al parecer, de unángulo de la fachada que daba a la calle. Deseoso de cortarlaen su srcen, me dirigí apresuradamente a la planta baja paradecírselo a la patrona, quien me aseguró que el problema sesolucionaría de inmediato.- El doctor Muñoz - dijo en voz alta mientras corría escalerasarriba delante de mí -, ha debido derramar algún productoquímico. Está demasiado enfermo para cuidar de sí mismo -cada día que pasa está más enfermo -, pero no quiere quenadie le atienda. Tiene una enfermedad muy extraña. Todo eldía se lo pasa tomando baños de un olor la mar de raro y nopuede excitarse ni acalorarse. El mismo se hace la limpieza;su pequeña habitación está llena de botellas y de máquinas, yno ejerce de médico. Pero en otros tiempos fue famoso - mipadre oyó hablar de él en Barcelona -, y no hace mucho lecuró al fontanero un brazo que se había herido en unaccidente. Jamás sale. Todo lo más se le ve de vez en cuandoen la terraza, y mi hijo Esteban le lleva a la habitación lacomida, la ropa limpia, las medicinas y los preparadosquímicos. ¡Dios mío, hay que ver la sal de amoníaco quegasta ese hombre para estar siempre fresco! Mrs. Herrero desapareció por el hueco de la escalera endirección al cuarto piso, y yo volví a mi habitación. El UNIVERSIDAD MISKATÓNICA LOVECRAFTIANA 2   AIRE FRÍO H. P. LOVECRAFT  amoníaco dejó de gotear y, mientras recogía el que se habíavertido y abría la ventana para que entrase aire, oí arriba losmacilentos pasos de la patrona. Nunca había oído hablar aldoctor Muñoz, a excepción de ciertos sonidos que parecíanmás bien propios de un motor de gasolina. Su andar eracalmo y apenas perceptible. Por unos instantes me inquirí quéextraña dolencia podía tener aquel hombre, y si su obstinadanegativa a cualquier auxilio proveniente del exterior no seríasino el resultado de una extravagancia sin fundamentoaparente. Hay, se me ocurrió pensar, un tremendo  pathos  enel estado de aquellas personas que en algún momento de suvida han ocupado una posición alta y posteriormente la hanperdido.Tal vez no hubiera nunca conocido nunca al doctor Muñoz,de no haber sido por el ataque al corazón que de repente sufrí una mañana mientras escribía en mi habitación. Los médicosme habían advertido del peligro que corría si me sobreveníantales accesos, y sabía que no había tiempo que perder. Así pues, recordando lo que la patrona había dicho acerca de loscuidados prestados por aquel enfermo al obrero herido, mearrastré como pude hasta el piso superior y llamé débilmentea la puerta justo encima de la mía. Mis golpes fueroncontestados en buen inglés por una extraña voz, situada acierta distancia a la derecha de la puerta, que preguntó cuálera mi nombre y el objeto de mi visita; aclarados ambosputos, se abrió la puerta contigua a la que yo había llamado. Un soplo de aire frío salió a recibirme a manera de saludo, yaunque era uno de esos días calurosos de finales de junio, mepuse a tiritar al traspasar el umbral de una amplia estancia,cuya elegante y suntuosa decoración me sorprendió en tandestartalado y mugriento nido. Una cama plegabledesempeñaba ahora su diurno papel de sofá, y los muebles decaoba, lujosas cortinas, antiguos cuadros y añejas estanteríashacían pensar más en le estudio de un señor de buena crianzaque en la habitación de una casa de huéspedes. Pude ver queel vestíbulo que había encima del mío - la "pequeñahabitación" llena de botellas y máquinas a la que se habíareferido Mrs. Herrero - no era sino el laboratorio del doctor,y que la principal habitación era la espaciosa pieza contigua aéste cuyos confortables nichos y amplio cuarto de baño le UNIVERSIDAD MISKATÓNICA LOVECRAFTIANA 3   AIRE FRÍO H. P. LOVECRAFT  permitían ocultar todos los aparadores y engorrosos ingeniosutilitarios. El doctor Muñoz, no cabía duda, era todo uncaballero culto y refinado.La figura que tenía ante mí era de estatura baja peroextraordinariamente bien proporcionada, y llevaba un traje untanto formal de excelente corte. Una cara de noblesfacciones, de expresión firme aunque no arrogante, adornadapor una recortada barba de color gris metálico, y unosanticuados quevedos que protegían unos oscuros y grandesojos coronando una nariz aguileña, conferían un toquemoruno a una fisonomía por lo demás predominanteceltibérica. El abundante y bien cortado pelo, que era pruebade puntuales visitas al barbero, estaba partido con gracia poruna raya encima de su respetable frente. Su aspecto generalsugería una inteligencia fuera de lo corriente y una crianza yeducación excelente.No obstante, al ver al doctor Muñoz en medio de aquelchorro de aire frío, experimenté una repugnancia que nada ensu aspecto parecía justificar. Sólo la palidez de su tez y laextrema frialdad de su tacto podrían haber proporcionado unfundamento físico para semejante sensación, e incluso ambosdefectos eran excusables habida cuenta de la enfermedad quepadecía aquel hombre. Mi desagradable impresión pudotambién deberse a aquel extraño frío, pues no tenía nada denormal en tan caluroso día, y lo anormal suscita siempreaversión, desconfianza y miedo.Pero la repugnancia cedió pronto paso a la admiración, pueslas extraordinarias dotes de aquel singular médico sepusieron al punto de manifiesto a pesar de aquellas heladas ytemblorosas manos por las que parecía no circular sangre. Lebastó una mirada para saber lo que me pasaba, siendo susauxilios de una destreza magistral. Al tiempo, metranquilizaba con una voz finamente modulada, aunqueextrañamente hueca y carente de todo timbre, diciéndomeque él era el más implacable enemigo de la muerte, y quehabía gastado su fortuna personal y perdido a todos susamigos por dedicarse toda su vida a extraños experimentospara hallar la forma de detener y extirpar la muerte. Algo debenevolente fanatismo parecía advertirse en aquel hombre,mientras seguía hablando en un tono casi locuaz al tiempo UNIVERSIDAD MISKATÓNICA LOVECRAFTIANA 4   AIRE FRÍO H. P. LOVECRAFT  que me auscultaba el pecho y mezclaba las drogas que habíacogido de la pequeña habitación destinada a laboratorio hastaconseguir la dosis debida. Evidentemente, la compañía de unhombre educado debió parecerle una rara novedad en aquelmiserable antro, de ahí que se lanzara a hablar más de loacostumbrado a medida que rememoraba tiempos mejores.Su voz, aunque algo rara, tenía al menos un efecto sedante; yni siquiera pude percibir su respiración mientras las fluidasfrases salían con exquisito esmero de su boca. Trató dedistraerme de mis preocupaciones hablándome de sus teoríasy experimentos, y recuerdo con qué tacto me consoló acercade mi frágil corazón insistiendo en que la voluntad y laconciencia son más fuertes que la vida orgánica misma.Decía que si lograba mantenerse saludable y en buen estadoel cuerpo, se podía, mediante el esforzamiento científico dela voluntad y la conciencia, conservar una especie de vidanerviosa, cualesquiera que fuesen los graves defectos,disminuciones o incluso ausencias de órganos específicosque se sufrieran. Algún día, me dijo medio en broma, meenseñaría cómo vivir -, o, al menos, llevar una ciertaexistencia consciente - ¡sin corazón! Por su parte, sufría deuna serie dolencias que le obligaban a seguir un régimen muyestricto, que incluía la necesidad de estar expuestoconstantemente al frío. Cualquier aumento apreciable de latemperatura podía, caso de prolongarse, afectarle fatalmente;y había logrado mantener el frío que reinaba en su estancia -de unos 11 a 12 grados - gracias a un sistema absorbente deenfriamiento por amoníaco, cuyas bombas eran accionadaspor el motor de gasolina que con tanta frecuencia oía desdemi habitación situada justo debajo.Recuperado del ataque en un tiempo extraordinariamentebreve, salí de aquel lugar helado convertido en fervientediscípulo y devoto del genial recluso. A partir de ese día, lehice frecuentes visitas siempre con el abrigo puesto. Leescuchaba atentamente mientras hablaba de secretasinvestigaciones y resultados casi escalofriantes, y unestremecimiento se apoderó de mí al examinar los singularesy sorprendentes volúmenes antiguos que se alineaban en lasestanterías de su biblioteca. Debo añadir que me encontrabaya casi completamente curado de mi dolencia, gracias a sus UNIVERSIDAD MISKATÓNICA LOVECRAFTIANA 5
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks